martes, 22 de mayo de 2018

Nota del editor

Es sencillo terminar preparatoria. Simplemente asistes al colegio, procuras que el numero de clases sea superior al numero de faltas, haces todos los trabajos y tareas que te pidan, estudias unas cuantas horas, realizas exámenes parciales, bimestrales, ordinarios y extraordinarios. Repites el mismo ciclo tres veces y listo, preparatoria termina. Es sencillo.
       Pero somos humanos y no solo vivimos sumidos en el colegio, con la mano en la mochila y la mirada en los libros. En esos tres años habrás cambiado físicamente, psicológicamente, socialmente. Acumulaste amistades, enemigos, deseos, romances y habrás practicado toda emoción humana con gusto y disgusto.
       Seguramente algunos trabajos te fueron sencillos y otros te hicieron probar la decepción, algunas materias quedarán como tus favoritas y habrán marcado un camino profesional, y otras quisieras borrarlas de tu memoria y ya las habrás juzgado como inútiles en tu vida. Seguramente te sorprenderás más adelante en tu vida cuando te las vuelvas a topar. ¿cómo que para hacer la pila de mi casa tengo que medir en metros cúbicos? ¿Cómo que mida cuantas losetas se necesitan para cubrir el piso de la cocina?
       Es por todo esto, más que por haber logrado obtener un certificado, que en esta última semana de clase se nos cierra la garganta y vemos cada espacio y actividad escolar con tanta melancolía que se nos sale una que otra lágrima. Porque no solo estas cerrando un nivel escolar más, sino que cierras toda la acumulación de experiencias que tuviste con compañeros de salón, maestros, coordinadores y todo miembro de la comunidad escolar que probablemente no volverás a ver, al menos con tanta regularidad.
       Empezarás dentro de unos meses tu universidad y de nuevo abres un ciclo lleno de amigos, enemigos, amores, emociones, energía, ánimo y desánimo. Vívelo intensamente, rétate constantemente, no derroches ni una gota de energía en actividades sin rumbo u objetivo. Aprende de previas experiencias y mejora tu visión del mundo y de ti mismo. Para eso estas aquí, para mejorar como miembro de la sociedad y con tu esfuerzo mejorarla también. ¡Éxito!

       Como comentario personal quiero desear a nuestros colaboradores de la revista: Mariana Rocha (More Music), Cristian Felix (Las curiosidades del gato), Juan Carlos Rivas (Mangah / Los libros de Juan Carlos), Carlos Diaz (La tribuna), Cristán Medina (Crislucha) y Paulina Olivares (Un año relevante o irrelevante), la mejor de las suertes en los nuevos caminos que han decidido trazar. El éxito de esta revista se debe en mucho por la aportación creativa que ustedes desarrollaron en un ciclo escolar y otros en sus tres años de participación en el taller de escritura creativa. Aunque dejan un hueco enorme en este espacio, me da gusto verlos salir adelante. Felicidades. Trabajo bien hecho. Fue un honor ser su camarada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Testofobia

Son pocas las personas que disfrutan o sienten indiferencia al realizar exámenes que pongan a prueba sus habilidades intelectuales. Para m...